¿Cómo curar la artritis?

Como curar la artritis
Nuestras articulaciones sufren mucho con la vida moderna

¿Has escuchado alguna vez que no se puede curar la artritis?

Posiblemente, más que nada porque las causas no son del todo conocidas.

Sobre las causas encontramos muchas especulaciones pero ninguna prueba irrefutable.

Aquí estamos en terreno desconocido y tendremos que aplicar toda nuestra pericia para desentrañar lo verdadero de lo falso.

Mucha gente dirá que las causas de la artritis son varias: hereditarias, vida sedentaria, dieta errónea, deshidratación, deterioro de los cartílagos, alineación errónea de las articulaciones, sistema inmunológico afectado, lesiones varias, obesidad, etcétera.

Como podemos ver, hay muchas posibles causas de esta enfermedad tan molesta que nos provoca tanto dolor en nuestras preciadas articulaciones.

No obstante, si vemos muchas de esas causas podríamos deducir que las mismas no son en realidad causas en sí, sino consecuencias de otros problemas.

Es decir, no vamos a tener artritis por ser obesos en realidad, sino que somos obesos por tener otro tipo de problema.

Por lo tanto, para curar la artritis tenemos que curar la obesidad en primer lugar.

Esto es como un círculo que se forma en espiral donde unos problemas dan lugar a otros.

En el caso de la obesidad o, por ejemplo, el deterioro de los cartílagos, podemos ver que las causas que llevan a esos estados son las que realmente están causando la artritis.

Es decir, que en realidad parece que hay una serie de desequilibrios hormonales y metabólicos que llevan lugar a que ciertas personas desarrollen este tipo de enfermedad.

La clave aquí estaría, pues, en dar con esos desequilibrios metabólicos para intentar corregirlos de las maneras posibles.

¿Cómo curar la artritis con remedios caseros?

Si vas a la medicina oficial encontraras que la respuesta que te dan es que: “no hay cura para la mayoría de casos de artritis”, “solo podemos intentar aliviarla”, etcétera.

Por ello, mucha gente acude a los conocidos como métodos caseros o naturales.

Después de todo, la incidencia de artritis parece que era menor en la era de nuestros tatarabuelos.

De ahí que podemos prever que para curar la artritis, una buena manera es intentar hacer lo mismo que estos hacían, que no era otra cosa que una vida más en contacto con la naturaleza.

En primer lugar las dietas eran mucho más naturales, sin aditivos y la mayoría de gente vivía en el campo con lo que no había mucho terreno para los problemas degenerativos de la sociedad moderna.

Incluso en las ciudades, aunque menos, la calidad de la alimentación era mucho mejor, en general.

Por decirlo de alguna manera, toda la comida era orgánica de la mayor calidad.

Así mismo, realizaban más ejercicio físico, más que nada que por el hecho de que los trabajos de oficina eran menos numerosos y no había televisión o internet con el que pasar el tiempo libre.

Salir a coger aire era habitual y podemos ver como ya ahí podemos tener algo que bien podría contribuir a disminuir el problema.

Remedios caseros para la artritis

Algunos de estos remedios caseros que usaban nuestras abuelas podían incluir:

Aceite de ricino

El cual tomado con zumo de naranja natural puede ayudar a disminuir los síntomas.

Otra forma seria mediante un masaje con este aceite algunas veces al día.

Es posible que esto pueda ayudar, pero no es una forma que me guste especialmente.

Aceite de oliva

Remedios caseros artritis
El aceite de oliva virgen siempre ha sido el preferido por las culturas mediterráneas. Imagen vía Stevepb/Pixabay

Se dice que las personas que incluyen aceite de oliva en su dieta tienen menos posibilidades de desarrollar artritis.

Se supone que el contener enzimas COX-1 y COX-2 que ayudan contra la inflamación es la causa.

Otra manera de usar este aceite es con un masaje en las manos, mejor si es mezclado con aceite de lavanda.

Miel y canela

Otra manera de intentar curar estas dolencias es mezclando unas cucharadas de miel y canela por la mañana en ayunas hasta que desaparezca el dolor.

La miel es muy rica en vitaminas, y cuanto mejor calidad tenga la misma, mejores vitaminas naturales tendremos, lo que seguro que tiene algún efecto positivo.

Sales de Epsom

Esta es una de las mejores maneras de aliviar, aunque sea de manera temporal, los posibles dolores.

Lo mejor es darse un buen baño en sales de Epson.

Un buen baño caliente y relajante con estas sales puede hacer maravillas.

La piña

Se supone que el tener una enzima llamada bromelina ayuda a disminuir la inflamación así como el dolor.

La verdad es que, la mayoria de las frutas en general, sobre todo las tropicales, nos pueden dar más beneficios que problemas.

Jengibre

Este alimento es uno de los clásicos en los remedios tradicionales asiáticos, el cual es usado para infinidad de males.

Consumirlo de manera natural en las comidas, por ejemplo rallado en las ensaladas, puede ser una buena manera de introducir buenos componentes.

Papaya

Al igual que la piña, la papaya también tiene bromelina, además de de ser estupenda para nuestra digestión en general.

En general, diría que es mejor que la piña.

Vinagre de sidra de manzana

Este se puede tomar en un vaso de agua o aplicándose de forma tibia mediante compresas en las zonas afectadas.

Eucalipto

Se puede usar de manera natural en las zonas afectadas, mejor mezclado con otro aceite base y aplicado en la zona en cuestión.

Cúrcuma

Especia supuestamente con propiedades medicinales que alivia la inflamación.

Así mismo, se dice que tiene propiedades analgésicas.

Apio

Hortaliza de amplio uso en el entorno rural de muchas partes del mundo.

Se puede usar con batidos o jugos, pero especialmente como lo hacían nuestras abuelas en el campo en guisos.

Conclusión

Algunos de estos métodos caseros pueden resultar aconsejables, mas que nada porque los mismos, como por ejemplo, incluir un poco de apio en el potaje de turno, es algo que hacían nuestros tatarabuelos en el campo.

Y te voy a decir una cosa, la mayoría de cosas que hacían nuestros abuelos en esos lares tenían sentido.

No les preguntaras por qué, pero ellos harían cosas por tradición o por costumbre, muchas de las cuales, sino todas, venían de conocimientos muy antiguos sobre qué hacer para tener una mejor salud, por ejemplo.

Con otros de estos remedios, por ejemplo con el aceite de ricino, tengo mis reservas, aunque supongo que aplicarlo tópicamente no sea demasiado dañino.

Con la mayoría de estos métodos caseros no estaría mal darles una oportunidad, sobre todo si se hace de manera aislada, es decir sin mezclaros mucho, para ver qué efectos tienen en nuestro dolor.

Por otro lado, decir que en realidad, la mejor manera de curar la artritis es mediante la restauración de nuestro estado hormonal óptimo.

Para ello hay otras maneras con las que podemos enfocar el tema tanto a corto como a largo plazo.

Sin embargo, son las de largo plazo las que más nos deberían interesar, pues con las mismas podríamos ver una mejora en nuestro estado general de salud.

Después de todo el cuerpo es un todo.

Créeme que si mejoras el equilibrio de tu estado hormonal, aunque sea un poco, tu salud general te lo va a agradecer.

Gracias por compartir